Historia

Titulares

Sede Canónica

La Hermandad de Ntra. Sra. del Carmen tiene su sede canónica en la Iglesia Parroquial que lleva su nombre, Parroquia adyacente al antiguo convento de los carmelitas de San Juan de la Cruz.

Su estilo es barroco, en el que resalta su majestuoso retablo mayor, restaurado en 2008 y órgano de tubos de 1792.

En esta iglesia se veneraba la imagen desaparecida en 1936 de Ntro. Padre Jesús Caído.

Entre los siglos XVI y XVII, el potencial demográfico y económico de Montoro justifica el interés de las órdenes religiosas de los trinitarios calzados y franciscanos por fundar en la ciudad. Tuvieron oposición del clero local, ya que la fundación de conventos de órdenes religiosas,  lesionaría sus intereses económicos. También los carmelitas descalzos de Bujalance pretenden desde finales del siglo XVI realizar una fundación en Montoro, desplazándose con frecuencia a la villa, donde llevan a cabo una labor que logra calar en todas las capas sociales.

A partir de 1612 se intesifica la presencia de los descalzos de Bujalance y predican con bastante frecuencia, Al mismo tiempo se intensifica la devoción de Nuestra Sra. del Carmen. El proceso culmina, gracias a la actividad de fray Alvaro de San Alberto en 1626 con la fundación de una cofradía en honor a la virgen del Carmen, siendo aprobadas sus reglas por el prelado de la diócesis D. Cristóbal de Lobera.

La Hermandad de Nuestra Sra. del Carmen se establece en el templo parroquial de San Bartolomé. 

A lo largo del segundo tercio del siglo XVII los carmelitas descalzos continúan gozando del respaldo popular, intentando de nuevo fundar si éxito, pero consiguiendo después de salvar numerosos obstáculos, erigir un hospicio en el año 1682 (proximidades de la Iglesia de Santa María del Castillo) en un clima de abierta hostilidad, debido a la fuerte oposición de los frailes de San Francisco del Monte.

Tras numerosas vicisitudes, el prelado de la diócesis de Córdoba, el Cardenal Salazar, benefactor de los carmelitas descalzos por su gran devoción a Santa Teresa, otorga el 10 de diciembre de 1688 la licencia para la fundación del Convento.

Se decide establecer el Convento en la plaza del Charco en una parcela que contaba con un mesón y pozos para abastecimiento de agua al futuro convento. Se derriba el mesón y se coloca la primera piedra el 25 de abril de 1689.

El templo tras numerosas fases en su construcción, correspondientes a prioratos distintos, es acabado aproximadamente hacia el año 1770.

En las postrimerías  del siglo XVII se coloca en el altar mayor de la Iglesia del Convento una talla de Nuestra Sra. del Carmen procedente del Colegio del Santo Ángel de Sevilla.

Además de la talla que preside el altar mayor en la Iglesia Conventual recibe culto y veneración la actual imagen de vestir de Nuestra Señora del Carmen, una magnífica escultura barroca realizada durante el mandato del prior Fray Diego de San Pedro que abarca desde finales de abril de 1760 hasta el 8 de mayo de 1763.

“Este Padre Prior acabó su oficio el día 8 de mayo de mil setecientos sesenta y tres y aumentó en este convento una imagen de Nuestra Madre y Señora del Carmen de candelero y su vestido correspondiente para el día de su fiesta”.


Desde entonces, en honor de la citada imagen los devotos celebran la fiesta principal. Una solemne función religiosa tiene lugar en la Iglesia conventual y la imagen sale en procesión por las calles de la villa.

A pesar de la potente y arraigada devoción popular a la Virgen del Carmen, no hay constancia de existencia de cofradía a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII.

De hecho durante todo el siglo XIX, tras las vicisitudes de las exclaustraciones de 1810 y 1835, tampoco existe constancia de cofradía. Es lógico pensar que quienes realmente impulsaban la devoción por Nuestra Madre eran los carmelitas, que una vez fueron exclaustrados, definitivamente, permanecieron en Montoro continuando su labor de inculcar a los montoreños el amor  hacia Nuestra Madre e impartiendo enseñanzas en el “Colegio de los frailes” hasta bien entrado el siglo XX, en concreto hasta 1954.

Durante todo el siglo XX, excepción hecha del periodo de la Guerra Civil, la fiesta en Honor a Nuestra Sra. del Carmen, siguió celebrándose hasta que en la década de los años 70, un grupo de jóvenes impulsados por D. Fernando Zorro Aparicio y por D. Antonio Aguilar de la Fuente, párroco del Carmen, retomó con fuerza la festividad en Honor Nuestra Sra, procesionando a la Virgen del Carmen en un paso de parihuelas.

El amor hacia la Virgen del Carmen prendió en los corazones de este grupo de jóvenes, y en 1984 se constituyó lo que se denominó en principio Junta de Costaleros que más tarde, desembocaría en la Refundación de la Hermandad en el año 1989.

En la actualidad su Hermano Mayor Presidentes es D. Bartolomé Yépez Ruíz.

Galería

Web y Redes Sociales

Itinerario

Plaza del Charco, Antonio Enrique Gómez, Bartolomé Benítez Romero, General Castaños, El Santo y Plaza del Charco.             

  • Facebook - Black Circle

Nuestra Señora del Carmen es una magnífica escultura barroca realizada durante el mandato del prior Fray Diego de San Pedro que abarca desde finales de abril de 1760 hasta el 8 de mayo de 1763.

Web reeditada por: Antonio Jesús del Moral Pérez para la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Montoro

CONTACTO:

Sede: C/. Alvaro Pérez, 22

CP: 14600 MONTORO (Córdoba)

FOTOGRAFÍAS:

Luís Martín Calero

Antonio Jesús del Moral Pérez

Joaquín Luque

Juan José Peinado Pérez

María Galán

Victor Carpio

Pedro J. Delgado

DISEÑO WEB REFERENCIA:

Rafael García Cazorla